Trucos para controlar el almacén.

El control de un almacén es una tarea tediosa, pero es importantísima. Como ejemplo, en el año 2008 un nuevo director entró en uno de nuestros clientes, eran los años de plomo en la financiación bancaria; primera medida reducir el almacén al máximo, reduciendo el circulante y con él los gastos financieros derivados de su financiación. ¿cómo lo consiguió?

La receta es trabajo, mucho trabajo y constancia, mucha constancia. No inventó nada nuevo.

Qué fue lo que nos pidió:

  1. localizar los artículos que se vendieron en los dos años anteriores. Los demás desactivados, de 8.000 artículos se pasó a 1.400.
  2. control de las compras: un listado con existencias, Reservas, Pedidos Pendientes a proveedores, Ventas de hace dos meses y ventas del mes anterior. El gestor de compras con estas variables hacía el pedido.
  3. Control de negativos: el objetivo de este listado es determinar cuales son los fallos de la operativa del almacén (que ratón se come el queso).
  4. Reclasificación de artículos en familias de almacén (de 80 a 25) para un recuento periódico y manejable. Se hicieron recuentos quincenales por familias hasta lograr un error de menos del 5%.
  5. Modernización de la empresa con tablets en almacén, esto permitió que los almaceneros tuviesen en tiempo real la mercancía que podían servir y cual no.

Con estas medidas el stock medio de la empresa pasó de unos 650.000€ a menos de 400.000€ en aproximadamente 18 meses.

Seguimos.

  • Print
  • email
  • Facebook
  • Twitter
  • Google Bookmarks
  • Meneame
  • Bitacoras.com
  • del.icio.us
  • Digg
  • Google Buzz
  • FriendFeed
  • LinkedIn
  • Tumblr
  • Ping.fm

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *